agranda letraachica letrainicioimprime el textovolver

¿QUÉ ES UN PARTO INTERVENIDO?

(Leer parto fisiológico primero, para poder comparar).
El parto intervenido es medicalizar para artificialmente generar lo mismo que la naturaleza tiene previsto en un parto fisiológico. Pero con otros tiempos y otros riesgos.
Los cursos comunes de psicoprofilaxis  suelen contarles a las parejas la rutina de intervenciones como pasos normales en un parto.

Hay distintos niveles de medicalización. La mayor medicalización es la inducción del parto, es decir que ni siquiera el comienzo del parto es espontánea, sino que lo provocan. En toda medicalización debiera haber un diagnóstico previo, una razón por la cual se decide intervenir. Sin embargo, hay prácticas que se han convertido en rutinas, se hacen siempre. He aquí un relato demostrativo.
La mujer llega al centro asistencial y la revisan para determinar su dilatación. Esto se realiza con ella acostada de espaldas.
Se le coloca una vía intravenosa, de suero y se le prohíbe consumir alimentos o bebidas. En este momento, se le suele romper la bolsa de aguas.

La colocación del suero  veces va acompañado por un monitoreo fetal y uterino, en el que es “obligatorio” permanecer al menos (es por el valor legal) 20 minutos, para obtener una tira impresa y apreciar de manera gráfica el resultado de lo que le ocurre a la mujer. Sin embargo, se la suele dejar "enchufada" y olvidada de sus necesidades de otras posiciones, mucho más tiempo. En el paradigma tecnocrático en que se suele mover el sistema, se tiene la creencia de que así la mujer está "atendida". Como este monitoreo se realiza en posición de litotomía, las contracciones que la mujer tenga durante el mismo serán muy dolorosas, mucho más que si estuviera en una posición elegida por ella (el 0% de las mujeres en trabajo de parto eligen estar acostadas boca arriba).
Luego se le coloca en el mismo suero oxicotina sintética, y se le aceleran las contracciones. Como su organismo no está preparado para este cambio, no tiene la dosis de endorfina (porque además no fabricó esa oxitocina extra), así que las contracciones duelen muchísimo más. Entonces viene (si el sistema de salud lo incluye) la anestesia peridural.

Colocan un catéter en la espalda, entre dos vértebras lumbares hasta llegar a la médula, e inyectan anestesia que va a desconectar la mitad inferior del cuerpo. La dosis puede variar: a veces es una analgesia, es decir, la mujer no deja de sentir, y puede mover sus piernas. Otras veces, la mujer queda con la mitad de su cuerpo totalmente paralizado y no siente más nada. Tampoco siente las contracciones (le avisan cuando vienen), y puja cuando le indican. Como el parto intervenido es más riesgoso (el bebé no debe estar expuesto demasiado tiempo a la anestesia, y las contracciones provocadas por la oxitocina sintética no le permiten recuperar oxígeno cuando son demasiado seguidas), lo aceleran de varias maneras.

Además de a administración de oxitocina que acelera el parto, se practica la episiotomía, el corte vaginal para ampliar el canal de parto. El bebé nace y suelen llevarlo inmediatamente a revisación mientras se hace alumbramiento activo de la placenta, es decir, se tira del cordón para desprenderla. Si esta maniobra no tuvo efectos adversos, luego del alumbramiento se sutura el corte vaginal inmediatamente. Puede llevar un rato, porque se deben suturar varias capas diferentes de tejido (mucosa, músculo y piel). Mientras tanto, el bebé está en neonatología, pasando por su experiencia: inyección de vitamina k, inyección de vacuna contra la hepartitis b sonda anal y oral (si, penetración por el ano y por la boca hasta el estómago), es pesado, medido, bañado, vestido y peinado.

Madre e hijo suelen encontrarse en la habitación en un tiempo variable: puede ser 20 minutos como varias horas, y por diferentes causas: que el bebé no regule bien su temperatura (suele ocurrir por el stress de nacimiento) por lo que se lo deja aislado delante de una estufa, bien envuelto, o bien puede ocurrir que el sistema de salud esté saturado y no haya  personal disponible para acercarle el bebé a sus padres, etc.
La mujer apenas recibe a su bebé debería ponerlo al pecho. Pero si está muy afectada por la anestesia o por la sutura vaginal o ambas, no está en tan buenas condiciones para ofrecerle a su bebé el apego que este tanto necesita. Sin embargo, muchas madres, o bien por instinto, o bien porque están informadas, se sobreponen como pueden a su estado y se entregan a maternar como pueden, no importa en qué condiciones estén.

Ejemplos reales:

1. Un parto sin amor. La madre no se conecta con lo que ocurre. Los profesionales actúan mecánicamente.

2. Video testimonial. Autora: Sonia Cavia.

3. Parodia de lo que ocurre en la realidad. Grave y liviano a la vez.

ir arriba